JAVIER PANTOJA

Jefe del Área de Desarrollo Digital del Museo Nacional del Prado

El comisario digital: el nuevo ilustrado radical

Javier Pantoja en su conferencia en Glocal Bilbao 2019.
Javier Pantoja durante su conferencia

Javier Pantoja es historiador del arte y especialista en Comunicación Pública.

Ha sido Jefe del Servicio Web y Comunicación on line del Museo del Prado. Actualmente es el jefe del área de desarrollo digital del Museo del Prado.

Javier al comienzo de su exposición, lanzó una crítica sobre los caminos a los que nos lleva la digitalización y la virtualización.

Su reflexión relaciona nuestra aproximación virtual a la realidad y al mundo que nos rodea con un concepto que tiene sobre todo un origen romántico, un planteamiento ingenioso y no exento de base lógica.

Aquellos primeros viajeros generaron lo que hoy es el turismo de masas

Aquellos primeros viajeros y sus relatos nos permiten comprender  ese ansia actual por conocer lugares, que más tarde ha generado un turismo de masas.

Hoy en día con la virtualización convivimos con esa realidad construida digitalmente, un relato histórico, ajeno al mundo académico y que no existió realmente y sin embargo ha sido creado para ser consumido de una determinada forma.

Javier Pantoja habla sobre el turismo masivo en lugares históricos.
El turismo masificado asimila los lugares históricos a parques de atracciones
Tornos como control de acceso a Venecia

Expuso la importancia de lo digital en el mundo de hoy, basado en internet. La guerra por la tecnología 5G, con una velocidad 40 veces superior a la actual y por tanto implica que quien se imponga dominará el mundo.

Quien se imponga con la tecnología 5G dominará el mundo

Hablo de la concepción de globalidad de internet desde un punto de vista occidental, monopolizado por EEUU, en realidad muy diferente del internet chino al que esa globalidad occidental no llega, ya que cuentan con sus propias plataformas.

Pantoja es partidario de establecer límites a la digitalización

Pantoja es partidario de establecer límites a la digitalización, en realidad a aquellas experiencias digitales que no considera necesarias, sobre todo porque, en definitiva, no deben sustituir a la experiencia estética presencial o de mera visualización y contemplación de las obras.

El Prado lanzando retos al público, ¿conoces este lugar?
Lanzando retos al público por internet
Buscando el paisaje de este cuadro, ¿nos ayudas a encontrarlo?

Destacó que museos masificados en el mundo, no hay más de cinco. Mientras tanto el resto están casi vacíos.

Javier Pantoja plantea el debate de las ventajas e inconvenientes de la virtualización. Define internet como la meta-herramienta. Ciertamente ambos elementos sitúan a la persona en una realidad que no es la suya.

Apuesta por la digitalización pero de una forma digna, sin perder el placer de la visita física, ya que hay que procurar no perder el contacto con lo real.

Digitalización sí, pero si perder el placer el placer de la visita física

Lo digital puede ser útil cuando lo real no está al alcance del público, cuando obras no expuestas. Lo mismo con los procesos que no pueden ser mostrados al gran publico, como es el caso de la restauración. Las distintas fases en el proceso de montaje de una exposición o pequeñas grabaciones a expertos sobre obras concretas, son experiencias que sin el mundo digital no serían accesibles.

Lo digital puede ser útil cuando lo real no está al alcance del público

Aquí el esfuerzo audiovisual es de un gran valor. Se trata de una actividad complementaria a la visita física a las salas del museo, con un gran potencial didáctico y a la vez lúdico, con una gran capacidad de difusión a través de internet.

Pantoja en su exposición habló a continuación sobre los peligros de la virtualización extrema de la sociedad, debido a que alcanza a la vida real mezclándola con la virtual, como la integración de los Pokémon en la realidad que nos rodea mediante aplicaciones móviles.

Una noche en el museo está de moda por la película que trata este tema. Situamos a un personaje histórico para que nos cuente el museo, pero no desde la realidad de la vida de ese personaje histórico sino desde el guión de lo que queremos oír.

Apuesta por lo tanto por la experiencia estética, y sustituye unos hechos históricos por una “realidad” construida digitalmente y que cuenta unos hechos que en realidad no ocurrieron.

La web del museo, se enfrenta a lo digital y no a lo virtual, de una manera integra y digna como Museo Nacional del Prado, con un respeto a sus obras, a sus artistas y sus colecciones, imágenes, videos, textos, de los comisarios, de los restauradores, explicando su trabajo.

El Prado se enfrenta a la digitalización de una forma íntegra y digna

La memoria visual del museo es un archivo de películas con el Museo del Prado como protagonista, y nos ayuda a comprender la historia de la institución a los largo de las décadas. Esto lo permite la web, en palabras de Pantoja, aportando un material y una información que no se puede visualizar durante la visita real, aportando valor a la propia visita de una forma digna.

También han trabajado con jóvenes para que crearan su propio documental sobre el museo. Estos trabajos se han integrado dentro de la web del museo.

El Prado también ha trabajado con jóvenes en la creación de su propio documental

Pantoja puso el ejemplo de Google, el buscador de internet casi monopolístico, que aporta información al instante sobre obras, pintores o el proyecto europeo Europeana, como gran repositorio de todas las obras europeas una plataforma nada atractiva, en la que es imposible que esté todo y no es navegable ni amigable razón por la que no se utiliza.

Un iniciativa del Prado, en la que Javier Sainz de los Terreros, miembro del departamento de comunicación de Museo del Prado, cuenta  cada mañana a las 10 en un breve vídeo, un cuadro y lo ven siete mil personas en Instagram cada día, lo que demuestra que con pequeñas iniciativas se pueden llegar a hacer grandes cosas.

Cada mañana a las diez se sube un pequeño vídeo a Intagram

Un proyecto muy interesante que ha coordinado Javier Pantoja y que ha sido muy aplaudido, fue el de las Obras maestras del Prado junto con Google Earth, apps con Second Canvas, que permiten disfrutar de 14 obras en mega alta definición.

Todo ello permite aumentar cada sección del cuadro, llegando a un detalle que de otra forma es imposible y que sin duda pueden ser calificadas de realidad aumentada, permitiendo descubrir detalles y determinadas técnicas pictóricas, imperceptibles a simple vista. Esta iniciativa fue realizada por primera vez el Prado, ejemplo que han seguido otros museos.

Javier Pantoja propone compartir obras entre museos de forma digital, con un discurso trasversal que explique la obra y ayude en la comprensión. No sustituye a la contemplación real, pero aporta valor.

En exposición se pueden visitar unas mil cien obras de las veinticuatro mil que posee el museo. En la web se pueden visualizar una dieciséis mil con un alto nivel de calidad. Solo con estos datos se puede apreciar el valor de lo digital, accediendo a un patrimonio que en la visita real no es posible.

Podéis visualizar la conferencia completa de Javier Pantoja en el siguiente enlace: http://bit.ly/youtubeJPantoja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.