MUSEO DE LA PROSTITUCIÓN DE AMSTERDAM

El Museo de la Prostitución de Amsterdam es el primero y único en el mundo que trata esta materia. Está situado, como no podía ser de otra forma, en el Red Lights District de la ciudad de los canales, barrio en el que tradicionalmente se ha ejercido y se ejerce la prostitución en Amsterdam.

La idea original de los escaparates donde ofrecen sus servicios las trabajadoras del sexo, fue sacarles de las frías calles de la ciudad y dotarles de un grado de protección. Las luces rojas tienen más una connotación erótica y de llamar la atención de los posibles clientes.

El Museo de la prostitución se halla en el Red Lights District en pleno centro de Amsterdam

Lo primero que sorprende es su ubicación. Se encuentra próximo a la Estación Central y junto a la Plaza Dam, la más importante del municipio, en pleno centro histórico. Aquí se encuentra entre otros edificios el Palacio Real y una iglesia gótica del siglo XVI y el Monumento Nacional, un obelisco en homenaje a los soldados holandeses caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Estación Central
Amsterdam

Este distrito es el fiel reflejo de como se trata esta actividad en la ciudad, con transparencia, respeto y evitando cualquier tipo de hipocresía.

El Red Lights District, es además es un área muy famosa de la ciudad, muy visitada por todos los turista por la curiosidad que despierta, una actividad que es tratada abiertamente, al contrario de otras ciudades, que se avergüenzan y pretenden esconder lo que se ha venido en llamar el oficio más antiguo del mundo.

Holanda es el primer país del mundo en legalizar la prostitución

Holanda es el primer país del mundo en legalizar la prostitución, lo hizo en año 2000 y es el único país que permite el consumo de marihuana y sus derivados en locales autorizados para ello.

Pero Amsterdam no es como el resto de Holanda, ya que en las demás ciudades, la prostitución y las drogas no son tan evidentes como en aquella ciudad.

Todo esto implica la necesidad de disponer de altos niveles de seguridad. No olvidemos que sus 700.000 habitantes acogen cada año a 19 millones de turistas. Cualquier alteración del orden público es atajada en minutos.

La presencia policial en Amsterdam es muy evidente, cumpliendo una función disuasoria

La policía actúa de forma contundente, ya que no están dispuestos a que esta permisividad convierta a la ciudad en un lugar peligroso tanto para sus habitantes como para los visitantes. La presencia policial es muy evidente en la ciudad, cumpliendo una función disuasoria.

Las autoridades holandesas, con una mentalidad abierta y práctica con esta actividad y con otras, como determinadas drogas, prefieren sacar a la luz y regular adecuadamente estas prácticas, antes que prohibirlas y esconderlas, lo que acarrea innumerables problemas para la sociedad.

Las autoridades holandesas prefieren sacar a la luz estas prácticas, para regularlas adecuadamente

La visita al Museo de la Prostitución puede ser muy instructivo, ya que trata el tema con el mayor respeto hacia las personas que ejercen este oficio. Cuenta, mediante testimonio grabados, cuál es la realidad diaria de estas mujeres. Nos permite conocer las razones por las que una persona decide ganarse la vida de esta forma, los problemas a los que se enfrentan y la ventajas o beneficios que obtienen.

Vida nocturna
Amsterdam
Foto: Pexels

Lejos de un simple paseo por un distrito pintoresco, es importante conocer a través del museo la realidad social de este colectivo, el entorno donde se ejerce y la medidas de protección, sanitarias y legales que existen en torno al oficio. Conocer otras realidades sociales, muchas veces ocultas, también es cultura.

Teniendo en cuenta que la prostitución es tan antigua como la humanidad, en una épocas más tolerada que en otras, en la que fue perseguida. La temática tiene mucho más recorrido que el muy local enfoque del Museo de la Prostitución de Amsterdam.

Sería muy interesante conocer cómo se ha ejercido el oficio en las distintas culturas del mundo y en las diferentes épocas de la historia de la humanidad. Despertaría una gran curiosidad, siempre que se trate con rigor y respeto.

Sería interesante conocer cómo se ha ejercido en oficio en las distintas culturas y épocas.

Sin embargo muchas sociedades rechazarían un proyecto de este tipo, ya que confundirían conocimiento y cultura con fomento y estímulo y produciría un rechazo hipócrita.

Muchas sociedades que se autodefinen como tolerantes y de mentalidad abierta, fracasarían ante un proyecto de este tipo.

Habrá quien visite este museo por morbo, pero no desaprovechen la ocasión y conozcan a las personas que trabajan en este lucrativo negocio, su problemática social, su asistencia sanitaria, su seguridad y las demás ventajas que implican una adecuada regulación del oficio.

Aprovechen la ocasión para conocer la vida de l@s trabajador@s del sexo

Conoce la opinión de una pareja que visitó el museo:

Pero con el fin de no quedarnos en los tópicos a cerca de Amsterdam, como destino del turista que busca sexo o/y drogas, es interesante que conozcamos que esta ciudad, que no niega esas dos realidades, en realidad es mucho más y entre otras cosas las autoridades quieren fomentar otras áreas de interés como el turismo cultural. Te invito a que veas un interesante reportaje:

La ciudad cuenta con dos importantes museos El Rijksmuseum y el museo Van Gogh, dos instituciones de talla internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.